Empezando un largo fin de semana.

Viernes, 22 de enero

Si hasta ahora he tenido la enorme fortuna de experimentar cómo es la India de unos pocos privilegiados, lo de de este fin de semana… ya no sé cómo catalogarlo.

Hoy hemos empezado un largo puente que disfrutaremos hasta el próximo martes. Vamos a pasarlo fuera de Bombay, haciendo una especie de triángulo en la zona del sur de la ciudad. Primero visitaremos la playa, y luego las montañas. Así que ya me han advertido que en la maleta tengo que poner ropa de baño y ropa de abrigo. Experimentaremos un cambio de temperatura bastante radical en las montañas.

Como en barco se tardan unos cuarenta y cinco minutos en llegar y en cambio en coche son dos horas y media, iremos en el yate de los Thakur. Hemos mandado el equipaje con Abdul el el coche a primera hora. Eran las diez de la mañana cuando hemos salido de casa, rumbo al puerto.

De nuevo he podido admirar la fachada del hotel Taj Majal y el monumento de “La puerta de la India”. Realmente, ambas estructuras son bellísimas. Balaraj ha firmado el libro de registro y el yate ya estaba al final de la rampa, esperando. Hemos subido con ayuda de los marineros y de pronto, Ashita nos ha dicho muy emocionada, que había un actor en la rampa, esperando su barco. Yo he mirado y he visto a cuatro hombres jóvenes, pero no reconocía a ningún actor. Ashita me ha aclarado que es un actor de Bollywood, que se ha hecho muy famoso debido a no sé qué película. ¡Ah bueno! A mí, no me suena de nada… Cuando nos alejábamos de la rampa ya en el barco, hemos visto un súper yatazo, que es el que venía a recoger al actor y sus acompañantes. ¡Vaya barco! Por lo menos, el doble de grande que el nuestro. Su casco, en lugar de blanco, era de un elegante azul marino.

Al igual que sucediera el domingo, cuando salidos de paseo con el barco, cuando nos hemos alejado del puerto, ha sido Balaraj quien ha tomado el timón. Ha puesto el motor a toda máquina y hemos empezado a alejarnos del skyline de Bombay rápidamente. La travesía era muy agradable, porque el mar estaba totalmente en calma y hacía un día precioso. De pronto… ¡nos ha adelantado como una exhalación un barco que iba mucho más rápido que nosotros! ¡Si! ¡Era el yate azul del actor de Bollywood! Nos hemos quedado con cara de ¡chof! En fin, los hay que todavía son más privilegiados aquí…

Tras una media hora, hemos llegado al puerto de destino. En ese momento, estaban desembarcando del yate azul el actor y sus amigos. Se ve que van a pasar el fin de semana en la misma playa que nosotros. Hemos esperado unos cinco minutos hasta que el precioso barco ha dejado el muelle libre, y hemos desembarcado nosotros.

Como Abdul aún tardará una horita en llegar, hemos cogido un “huevo taxi” para ir a casa. ¡Ha sido muy divertido! La carretera, como todo en la India que he tenido oportunidad de conocer, está muy transitada, y el trayecto ha sido bastante entretenido. Ha durado unos 12 minutos.

Cuando hemos llegado a la propiedad del los Thakur… ¡oh Dios mío! ¡Esto si que es lujo! Es una casa de cuento, bueno, más que una casa es como un resort, porque excepto una habitación que se encuentra en el primer piso, en una zona abuhardillada, el resto son como pequeños bungalows esparcidos por el jardín. En total, creo que me han enseñado seis habitaciones-bungalows. Y son… ¡alucinantes! Todas con cama súper king size, y cuarto de baño dividido en tres partes: zona de lavabo, zona de bañera empotrada en el suelo y ducha exterior. ¡Si! ¡Exterior! La ducha está en un jardín privado que tiene cada bungalow en su parte de atrás. Bueno, por muy privado que sea, yo no me voy a duchar afuera… ¡Quién sabe quién puede estar mirando en ese momento!

El edificio principal, tiene un enorme salón, un comedor, la cocina y un cuarto de baño en la planta baja. Todo ello rodeado de unas enormes zonas de porche. En el piso de arriba, como ya he comentado, una habitación, también con su cuarto de baño y una bonita terraza, desde donde se puede contemplar todo el jardín.

Y que no se me olvide la piscina. Es preciosa (ver foto).

Pues tras enseñarme la casa (y ver la cara de asombro que he debido poner), Balaraj me ha preguntado si me apetecía darme un baño. ¡Claro que sí!

Nos hemos puesto el bañador y nos hemos acomodado en la pérgola chill out antes de meternos en el agua. ¡Qué bañito tan agradable!

Hemos comido y dormido la siesta.

Por la tarde, han llegado las otras tres personas con quienes estaremos este fin de semana: el hijo mayor de los Thakur, su mujer y la madre de ella. Cada uno ha ocupado sus habitaciones y luego, hemos ido a dar un paseo por la playa.

Una playa realmente preciosa donde hemos podido disfrutar de una hermosa y -rapidísima- puesta de sol. Aquí el sol, se mueve mucho más rápido que en España, me he dado perfecta cuenta esta tarde. Supongo que es por estar más cerca del Ecuador, ¿no?

Ya casi de noche, hemos acabado el paseo y hemos tomado un agua de coco cada uno. Había por todas partes vendedores de agua de coco. Como la playa está completamente bordeada por cocoteros, me ha dicho Balaraj que esta es una fuente de ingresos importante para los nativos del lugar, ya que la zona es muy turística. Pero claro, los turistas que vienen aquí son los indios, principalmente de Bombay, yo sigo siendo una extraña cuya forma de vestir y fisonomía, llama la atención.

De vuelta a casa, ya era totalmente de noche y… ¡qué bonita es también la casa iluminada! Además, está llena de maravillosos olores que desprenden algunas plantas por la noche y el silencio de alrededor, se ve interrumpido por un constante murmullo de grillos o no sé qué otros insectos y por el ulular de algún ave. Como si estuviéramos en medio de la selva.

La cena ha sido muy agradable y la sobremesa más. Y nos hemos acostado pronto.

Anuncios

1 comentario

  1. Bella Todoterreno said,

    2010/01/25 a 23:43

    Querida Mimi,
    Estoy disfrutando mucho de tus comidas vegetarianas, que espero que me las hagas cuando vuelvas. En Barcelona no para de llover por tu ausencia. Me alegro de que te traten como una princesa de un marajah, y que la hospitalidad de tus anfitriones te distorsione tu realidad de la India, (como cuando escuchas la COPE, je,je.) pero eso es parte de tu GLAMOUR, y eso es lo que me encanta de tu diario de viaje.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: